MM_fave_1574c59a8bfbf4

¡Me encantan con fruta!

Como me encanta la fruta, estaba deseando hacer los nuevos muffins con mi fruta preferida. Por eso me pasé un buen rato en la frutería para elegir el ingrediente más idóneo para prepararlos.
CONSEJO: Es preferible que la fruta no esté muy dura al comprarla, ya que durante el horneado se intensifica el sabor de la fruta madura.
Después de pensármelo mucho, me decanté por una bandejita de frambuesas frescas (175 g).

Para ahorrar tiempo al mezclar los polvos con 80 ml de agua, utilicé mi mezclador de batidos de proteínas en lugar de un bol. Es muy fácil: solo hay que agitar con fuerza… y ya está lista la mezcla. 

Mientras precalentaba el horno a 180 °C, lavé las frambuesas y las partí en cuartos. Para que los moldes de los muffins —que ya venían en el paquete— no se deformaran mucho, los coloqué primero en la bandeja de muffins y después los rellené con la mezcla. 

Cuando todos los moldes estaban rellenos, llegó la hora de colocar las frambuesas. Distribuí las bayas troceadas por todos los moldes y… al horno. 

Introduje la bandeja de los muffins en el horno precalentado a 180 °C con calor superior e inferior y a esperar, esperar, esperar…

Cuando transcurrió el tiempo de horneado recomendado de 15 minutos, estaba muy impaciente por ver el resultado. Sin embargo, la masa aún estaba algo blanda y no había subido del todo.

Mi horno es bastante antiguo y necesita más tiempo, por lo que horneé los muffins en el horno otros 6 minutos. Y como veis en la foto, tras un total de 21 minutos salieron riquísimos y muy esponjosos. 

Qué necesitáis:

  • 10 frambuesas
  • 80 ml de agua
  • PowerBar Muffins Caramel Vanilla
  • Tabla de cocina / cuchillo afilado
  • Bandeja de muffins
  • Mezclador de batidos de proteínas

¡Ya veréis que ricos os salen!
Un saludo,
Clara

Artículo siguiente  
Artículo anterior